Estilo de Vida

¿Por qué contratar un entrenador personal?

  • Se pone un gran énfasis en mejorar en todos los aspectos de la vida. Profesionalmente inviertes mucho tiempo y dinero en crecer y obtener conocimientos, que te permitan armar un gran currículum. Incluso cuando ya lo tienes, sigues invirtiendo tiempo en preparar entrevistas, dinámicas, etc. Cuando adquieres un vehículo inviertes mucho tiempo en comparar las mejores opciones en cuanto a calidad y precio. Marca, cilindrada, extras… Por supuesto, cuando piensas en un hogar, mueves Roma con Santiago para ver cuál es el sitio ideal que se ajuste a tus necesidades, y una vez lo tienes lo mejoras poniendo todo el amor que hay en ti. Lo amueblas, lo decoras, lo haces tuyo.
  • Pero, ¿y qué hay de lo que hace posible que te permitas esto? Tras unos segundos pensando la respuesta, normalmente se llega a la misma: el dinero. Pero no es el dinero lo que te permite centrarte en el desarrollo de todos los aspectos de tu vida. Es la salud.
  • Se entiende salud como el estado de ausencia de enfermedad y equilibrio entre todos los procesos fisiológicos de tu cuerpo. La clave está en la ausencia de enfermedad, obviamente, y en el equilibrio. Equilibrio no significa que todo está bien. Si todo es positivo no hay equilibrio, todo está en el mismo lado de la balanza. Equilibrio significa que lo bueno responde a lo malo y viceversa. Que te cansas y recuperas. Que sudas y bebes. Que duermes y despiertas.
  • Esto es equilibrio, y esto conforma el estado de ausencia de enfermedad. Si alguno de los puntos falla, la enfermedad aparece.
  • Pues bien, llega un momento en que los procesos fisiológicos que te han llevado hasta ahí, se empiezan a desequilibrar. Tú, que eres una persona inteligente, te das cuenta y empiezas a poner remedio. Revisiones periódicas, medicamentos, suplementos, y en lo que el estado físico (y estético) se refiere la primera opción es empezar a hacer deporte si no lo hacías, y aumentar la dosis si ya lo practicabas.
  • La diferencia, es que para todo lo comentado al principio, confías en un profesional. Un asesor financiero, uno de ventas para el coche, un arquitecto para la casa, un médico para los medicamentos… Pero para tu estado físico vas por tu cuenta. Siguiendo la lógica, hace falta un profesional que se encargue de este aspecto de tu vida. ¿Por qué contratar un entrenador personal?
  • Ese punto de inflexión a nivel fisiológico, se da en torno a los 30 años. Cada año que pasa a partir de esta edad se pierde masa muscular gradualmente. Tu capacidad para generar fuerza se ve disminuida y por tanto tus opciones de movilidad se limitan. Es necesario un trabajo individualizado y lo más completo posible en función de las necesidades de cada persona, con el objetivo principal de encontrar la mejor versión en cada momento vital.

Cuando estás en tu mejor versión es posible realizar actividades que contribuyen a tu felicidad, como el deporte. Para esto hay que estar en forma. Normalmente se utiliza el deporte como vía para ponerse en forma, cuando deberías ponerte en forma primero para hacer deporte después.

Para esto, necesitas estar motivado. Como todo, esto es un proceso. Al principio empiezas con la motivación por las nubes y los resultados acompañan. Pero siempre es más fácil progresar del 0 al 90 que del 90 al 100. Y entonces la motivación decae. Ahí es cuando tu entrenador estará para lograr seguir sacando tu mejor versión.

Dar valor a un entrenador personal es, como todo, una cuestión de prioridades. Son muchas las ocasiones en las que se paga más dinero por cosas que nos aportan muchos menos beneficios. Esto es algo que cada persona tiene que valorar y reflejar en su cuadro de necesidades. ¿Lo quieres? ¿Lo necesitas? ¿Te hace feliz?

Es poner encima de la mesa todas las opciones, y al igual que haces con la casa, el coche o el trabajo, elegir la mejor opción. La que mejor se ajuste a tus necesidades teniendo en cuenta una serie de aspectos tales como la formación del profesional, y sobre todo el nivel de sus competencias. Un papel no acredita ni el talento ni el derecho a pedir una retribución excesiva. Porque la salud es un bien que está por encima de la primera necesidad, y se necesita del máximo compromiso profesional. Hay una persona que te está confiando lo más importante que tiene, lo que le va a permitir poder desarrollarse en los demás aspectos de la vida, y esto conlleva una responsabilidad muy grande.

Tal vez, es el momento de reformular la pregunta. No sueles preguntarte por qué tener un trabajo, sino cuándo tenerlo. Así que, ¿Cuándo vas a disponer de entrenador personal?

Por: Julio Soguero
Entrenador personal
@Juliosoguero

Related posts

Entrenamiento y Vacaciones. Parte 2

TopHat Magazine

Perder grasa corporal, ¿año tras año el mismo propósito?

TopHat Magazine

Entrenar y Descansar. Construir y Destruir.

TopHat Magazine

Salir del comentario