Estilo de Vida

Vuelta del Verano

NO RUTINAS MILAGRO. SÍ BUENOS HÁBITOS.

Mantén la actividad, pero no te pases.

Con la adrenalina de plantear nuevos objetivos, empezamos muy fuertes y corremos el peligro de que la mecha sea corta y nos dure poco la emoción. Bien llegas con la inercia de haber entrenado en verano y aumentas la dosis, o bien vienes de no hacer nada y de repente quieres hacerlo todo, esto no es así. Continúa con la actividad en la medida que te lo permita tu situación post vacacional, intenta caminar, hacer recados… Esto mantendrá un neat (non exercise activity thermogenesis) elevado y te ayudará en tus actividades cotidianas.

Septiembre. Pueden darse dos situaciones cuando estés leyendo este artículo. La primera: que hayas seguido las recomendaciones de los números de julio y agosto, y te encuentres en un buen estado de forma a la vez que has disfrutado de tus vacaciones sin privarte de nada. La segunda: que no hayas hecho nada de lo recomendado, también (por supuesto) hayas disfrutado al máximo de las vacaciones, y ahora te sientas mal porque el punto de partida está mucho más lejano que cuando lo dejaste antes del calor. También puede darse una tercera: que no hayas tenido vacaciones, en cuyo caso espero de todo corazón que las puedas tener pronto y recargues pilas al máximo.

Lo increíble de todo esto, es que sea la situación que sea en la que estés, vas a tener que hacer lo mismo. Es decir, quien haya entrenado y quien no, quien se haya cuidado la alimentación y quien no, quien haya descansado y quien no, llegados este punto no debería de haber variación en las conductas. Los milagros no existen para nadie, y hay una serie de pautas que sirven a la hora de arrancar nuevos proyectos en el ámbito del ejercicio y la nutrición, y, en definitiva, la salud. Vamos a hacer un repaso de los aspectos más importantes para volver en septiembre más fuertes que nunca, con toda la energía para terminar un año diferente cuanto menos, y plantear los objetivos de un curso apasionante.

No es momento de experimentar con dietas.

Tanto si hay motivación porque has llegado a la operación bikini del verano, como si la hay porque estás preparando la del verano que viene, no es el mejor momento para realizar dietas muy restrictivas. De hecho, debería de ser a la inversa. Como podrás ver tanto en mi perfil cono en el perfil de Patri, llevar un control de la alimentación es clave para obtener resultados en la mejora de tu salud.

En este caso, los extremos no nos llevarían por buen camino. Restringir mucho las kcal por querer acelerar un proceso que lleva su curso, al contrario de obtener beneficios, será contraproducente. De hecho, el término del verano septentrional, suele ser un período de aumento de kcal ya que se viene de unos meses un tanto estrictos y el cuerpo necesita volver a la normalidad metabólica. Lo mejor de todo es ponerse en manos de un profesional.

Regula tus pensamientos.

Sí. Has leído bien. El entrenamiento enfoca varios puntos, y el mental es uno. Y además es muy importante. El foco que dediques a la vuelta de vacaciones es fundamental para la mejora de tu salud. La meditación ayuda, pero reconozco que es un proceso complicado y requiere de un tiempo de práctica. Puedes empezar por sacar 5 minutos en el día, ó 10 minutos cada 2-3 días para ir practicando. Enfocar cómo quieres que sea tu día, tu semana, tu mes, tu vida. Te ayudará a seleccionar dónde poner más esfuerzos y qué tareas relegar. En definitiva, a optimizar tu rendimiento.

Entrena la fuerza.

Esto no cambia. De hecho, diría que es lo único innegociable. En más o menos sesiones, con más o menos intensidad, pero tienes que entrenar la fuerza. Ofrecerle al cuerpo un estímulo a nivel muscular con el que entienda que necesita seguir mejorando, hará que tus actividades diarias y ritmo de vida se mantengan óptimos. Consultar con un profesional para regular tus entrenamientos te ahorrará muchos quebraderos de cabeza.

Descansa conscientemente.

Incidir en el término “conscientemente.” Damos por hecho que nos vamos a dormir y se descansa al 100%. A veces, esta vorágine que llamamos vida, y que hay días que parece absorbernos por completo, parece no solucionarse pulsando el “off” o poniendo el modo avión al acostarnos. Sí que es verdad que este último hábito parece ser un punto positivo a la hora de desconectar para mejorar el descanso.

Es importante alejar las tecnologías de nuestra zona de descanso, dotar de una iluminación adecuada la habitación, y con todo ello crear un clima propicio para el descanso óptimo y el correcto funcionamiento hormonal acorde a los ciclos circadianos. Simplemente eliminando un par de horas antes de acostarse el teléfono móvil, incluir la lectura en libro físico y no en e-book, bajando el tono de la luz, o incluso utilizar velas, van a propiciar un entorno mucho más óptimo para el descanso. Por supuesto, luego tienen que seguirle un número de horas (6 mínimas) para que todo esto surta efecto.

En resumen, siempre es importante focalizar, pero en esta época del año puede que mucho más. Es el inicio de un nuevo curso y puede determinar el camino de siguientes resultados. Al final, un estado de bienestar físico y mental es un conjunto de muchos factores, entre los que se incluyen los puntos destacados, aunque no son los únicos ni mucho menos.

Espero que sea el inicio de un nuevo proyecto personal, que incluya todas las áreas de tu vida, y deseo que te salga bien, porque seguro que va un gran esfuerzo tras él.

¡Muchas gracias por leerme!

Julio Soguero
Entrenador Personal

Related posts

Slow Life, una vida más consciente

TopHat Magazine

¿Cómo envejecemos?

TopHat Magazine

Entrena Consciente

TopHat Magazine

Salir del comentario